jueves, 17 de mayo de 2018

El branding y las PYMES

El  branding es tan solo para las grandes empresas; no hay rentabilidad en potenciar la marca para una empresa pequeña. Éstas son algunas de las frases que se oyen en los despachos de las PYMES, pero ¿es eso verdad? ¿es el branding una herramienta exclusiva para las multinacionales?


Obviamente, no. Generalmente, como en toda nueva (relativamente nueva en nuestro país) innovación en el campo de la empresa, numerosas entidades se sienten reacias al cambio. Somos, por desgracia, un país conservador en materia de innovación. Si seguís el blog habitualmente, ya hemos hablado en diversas ocasiones sobre los beneficios de aplicar políticas de mejora de imagen de marca (branding) a nuestra empresa, pero ¿cómo las podemos adaptar a una empresa pequeña?

Como en cualquier plan de comunicación o marketing, mayor nivel de costes no significa más eficiencia. En estos campos, se requiere creatividad, buen análisis, tanto de valores que integran la marca como de públicos y, sobre todo, pasión por querer comunicarDe esta manera, es imprescindible para el gerente de una PYME entender que el branding genera confianza en los stakeholders (público, clientes, proveedores...), motiva a los empleados y, por descontado, aumenta el valor de la propia marca. 


Al fin y al cabo, branding no es tan solo ofrecer un buen eslogan en la última publicidad, sino también el trato al cliente, la calidad del servicio, un buen logotipo, el conjunto de personas que forman la marca... Es imprescindible cuidar cada detalle y, como podéis observar, no todos tienen un coste económico detrás. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario